Moringa: qué es, propiedades, beneficios y efectos secundarios

La moringa es una planta nativa de las áreas himalayas de India, Pakistán, Bangladesh y Afganistán. También se cultiva en los trópicos.

Las hojas, la corteza, las flores, la fruta, las semillas y la raíz se utilizan para hacer medicamentos.

Este remedio natural contiene proteínas, vitaminas y minerales, y como antioxidante permite ayudar a proteger las células del daño de otras enfermedades.

Propiedades

La moringa contiene muchos compuestos saludables como:

  • vitamina A
  • vitamina B1 (tiamina)
  • B2 (riboflavina)
  • B3 (niacina), B-6
  • folfato y ácido ascórbico (vitamina C)
  • calcio
  • potasio
  • hierro
  • magnesio
  • fósforo
  • zinc
  • También es extremadamente baja en grasas y no contiene colesterol dañino.

Beneficios

Trata el edema

Los extractos de Moringa son beneficiosos en el tratamiento del edema. El extracto de su raíz e posee cualidades antiinflamatorias, lo cual es significativamente eficaz para inhibir el desarrollo de edema.

Además, estos estudios sugieren que la eficacia de esta hierba es igual a la del potente medicamento antiinflamatorio indometacina en el tratamiento de tales condiciones dolorosas.

Protege el hígado

Los extractos de moringa ejercen un efecto hepatoprotector en el hígado. Sus hojas actúan contra el daño hepático causado por los fármacos antituberculosos, así como sus efectos estimulantes para acelerar el proceso de recuperación.

Ayuda a restablecer los niveles de contenido de glutatión en el cuerpo y previene la peroxidación lipídica hepática inducida por la radiación.

Mejora trastornos estomacales

Los isotiocianatos presentes en la moringa son efectivos en el tratamiento de trastornos abdominales como el estreñimiento, la gastritis y la colitis ulcerosa.

Sus extractos se pueden considerar como una alternativa efectiva a base de hierbas para una gama de antiácidos y antihistamínicos disponibles en el mercado.

Contiene propiedades antibióticas y antibacterianas y ejerce efectos inhibidores sobre el crecimiento de diversos patógenos. Esto incluye las bacterias Helicobacter pylori y coliformes, que pueden desencadenar diarrea.

También ayuda a combatir la obesidad gracias a sus altas propiedades nutricionales y bajas en grasa. El impresionante contenido de vitamina B en sus hojas ayuda a la digestión y convierte los alimentos en energía en lugar de almacenarlos como grasa.

Cuidado de la piel y del cabello

El aceite de semilla de moringa es beneficioso para la piel y el cabello y es efectivo contra la infección causada por el virus del herpes simple así como otras enfermedades cutáneas.

Los efectos curativos de esta hierba previenen el desarrollo de lesiones cutáneas e inhiben la formación de placa causada por el virus infectante.

Los efectos hidratantes y desintoxicantes de los extractos de moringa ayudan a neutralizar los efectos de los contaminantes dañinos, prevenir las arrugas y retrasar el envejecimiento.

Por la misma razón, también se usa en la producción de cosméticos y productos para el cuidado de la piel.

Es muy beneficioso para proteger el cabello del daño ambiental, incluida la radiación ultravioleta. Sirve como un valioso acondicionador para el cuero cabelludo, fortalece las raíces y estimula el crecimiento del cabello también.

Actúa como agente antibacteriano

Posee propiedades antibacterianas, antifúngicas y antimicrobianas, y es eficaz contra el crecimiento de microbios causantes de enfermedades.

Ayuda al tratamiento del cáncer

La moringa es un agente anticancerígeno y tiene un gran valor en la terapia tumoral. Sus extractos poseen propiedades quimiopreventivas atribuidas a la presencia de los componentes fenólicos quercetina y kaempferol.

Trata las enfermedades neurodegenerativas

La efectividad de la moringa ha sido muy valiosa en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

Sus extractos tienen el potencial de alterar las monoaminas cerebrales como la norepinefrina, la serotonina y la dopamina, y extiende su protección contra las deficiencias monoaminérgicas relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.

Mejora la salud ósea

Los extractos de Moringa son beneficiosos para mantener huesos sanos, lo que se atribuye a la presencia de minerales esenciales como calcio y fósforo.

Sus extractos poseen propiedades antiinflamatorias y son eficaces en el tratamiento de afecciones dolorosas como la artritis, a la vez que ayudan a curar diversas afecciones óseas como la fractura mandibular o de la mandíbula.

Refuerza el sistema inmunológico

Los extractos etanólicos de la hoja de moringa ayudana estimular el sistema inmune del cuerpo.

También ayuda a mejorar la respuesta inmune celular y ejerce efectos positivos sobre varios otros valores del sistema inmune tales como recuento total de leucocitos, anticuerpos y reacción de hipersensibilidad.

Tiene propiedades inmunosupresoras

Las semillas de moringa poseen propiedades inmunosupresoras.

Se requiere una inmunosupresión deliberada para inhibir la activación del sistema inmunitario del cuerpo a fin de evitar el rechazo de ciertos tratamientos, particularmente trasplantes de órganos y enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide.

Protege el sistema cardiovascular

Los extractos de moringa son útiles en la prevención del daño miocárdico o cardíaco, debido a la presencia de poderosos antioxidantes.

El tratamiento con moringa ayuda a inhibir el aumento de la peroxidación lipídica en el tejido miocárdico y ayuda a mantener un corazón sano.

Trata la diabetes

El tratamiento con moringa funciona positivamente para la reducción de la glucosa en sangre, el azúcar en la orina y las proteínas de la orina en sujetos con diabetes.

Trata el asma

Los beneficios de los extractos de plantas de moringa incluyen el alivio del asma bronquial y la inflamación causada en las vías respiratorias.

Los extractos de semillas de moringa poseen cualidades antialérgicas.

Posee una acción inhibidora sobre las reacciones de hipersensibilidad involucradas en diversas enfermedades alérgicas, como la rinitis alérgica y la anafilaxia.

El tratamiento con moringa ayuda a reducir la gravedad de los ataques de asma y diversos síntomas, como sibilancias, tos, disnea y contracción del pecho. Extiende sus efectos protectores contra las constricciones bronquiales y estimula una mejor función pulmonar y la respiración.

Trata la anemia y la enfermedad de células falciformes

Los extractos de moringa son beneficiosos en el tratamiento de la anemia y las enfermedades de células falciformes.

El tratamiento ayuda a facilitar la absorción de hierro, aumentar el recuento de glóbulos rojos y ayudar a mantener parámetros sanguíneos normales.

Reduce la hipertensión

La moringa es eficaz en el mantenimiento de niveles óptimos de presión arterial y niveles de colesterol en el cuerpo.

Componentes bioactivos como isotiocianato y niaziminina presentes en él previenen el engrosamiento  de las arterias y reducen el desarrollo de hipertensión pulmonar.

La moringa como alimento

Adicionalmente, la moringa es una fuente importante de alimento en algunas partes del mundo.

Debido a que se puede cultivar barata y fácilmente, y las hojas retienen muchas vitaminas y minerales cuando se secan, la moringa se usa en India y África en programas de alimentación para combatir la desnutrición.

Las vainas verdes inmaduras (baquetas) se preparan de manera similar a las judías verdes, mientras que las semillas se quitan de las vainas más maduras y se cocinan como guisantes o se tuestan como nueces.

Las hojas se cocinan y se usan como espinacas, y también se secan y se pulverizan para usar como condimento.

La torta de semillas que queda después de la extracción de aceite se usa como fertilizante y también para purificar el agua de pozo y eliminar la sal del agua de mar.

Efectos secundarios

La moringa es segura cuando se consume y se usa apropiadamente. Las hojas, frutas y semillas pueden ser seguras cuando se toman como alimentos.

Sin embargo, es importante evitar comer la raíz y sus extractos. Estas partes de la planta pueden contener una sustancia tóxica que puede causar parálisis y muerte.

La moringa se ha usado con seguridad en dosis de hasta 6 gramos diarios durante hasta 3 semanas.

Se debe tener especial precaución durante el embarazo y la lactancia. Los químicos en la raíz, la corteza y las flores pueden hacer que el útero se contraiga, y esto podría causar un aborto espontáneo.

Por otro lado, la moringa a veces se usa para aumentar la producción de leche materna. Algunas investigaciones sugieren que podría hacer esto, sin embargo, no hay suficiente información para saber si es seguro para el lactante.