Electroestimulación: qué es, riesgos y contraindicaciones

La electroestimulación es un tratamiento utilizado para aliviar dolor crónico y agudo en los tejidos, a través de frecuencias eléctricas y ondas.

Esta terapia es utilizada por quiroprácticos y otros profesionales de la salud para acelerar la curación de los tejidos dañados.

También, se puede usar para prevenir lesiones, tratarlas y mejorar el rendimiento atlético.

Consiste en imitar la acción que proviene del sistema nervioso central, suministrando una pequeña cantidad de energía electromagnética para que los músculos se contraigan.

La electroestimulación permite alterar la frecuencia, la longitud del impulso y la intensidad de la misma.

Usos de la electroestimulación

La electroestimulación se ha utilizado durante años como un tratamiento para afecciones médicas relacionadas con la pérdida de fuerza muscular.

La técnica  no solo tiene un efecto estabilizador sobre el tejido muscular, sino que también mejora la fuerza muscular.

Hoy en día, se usa como una forma efectiva de tratar la atrofia muscular en casos donde el músculo ha sido afectado por un problema neurológico, por ejemplo, una hemiplejía o lesión.

También se puede usar después de una operación de reconstrucción de cartílago o ACL.

En términos generales, se puede utilizar para tratar el dolor, tratamiento de lesiones musculoesqueléticas y uso estético (mejora la apariencia física mediante la lipólisis y aumentar el tono muscular).

La electroestimulación se usa en el deporte para lograr un mejor rendimiento general al mejorar la resistencia, la velocidad y la energía explosiva.

Ventajas de la electroestimulación

La principal ventaja sería la cantidad de tiempo que ahorra; podemos hacer un entrenamiento muscular intensivo desde la comodidad de nuestro hogar.
También debemos destacar que los dispositivos son livianos, portátiles y eficientes en el desarrollo de la fuerza.
Además, la mayoría de ellos tienen programas de recuperación, circulación y relajación que ayudan a una adaptación más rápida al esfuerzo y a niveles más bajos de estrés.

La electroestimulación ha demostrado ser una opción terapéutica efectiva para individuos que sufren de dolor y debilidad.

A continuación se detallan algunos de los beneficios que se pueden experimentar:

  • Disminución del dolor
  • Reeducación muscular y fortalecimiento
  • Aumenta el rango de movimiento
  • Aumenta la circulación
  • Disminuye la espasticidad
  • Reduce el edema
  • Disminuye la inflamación
  • Mejora la función general

Corrientes usadas en la electroestimulación

Los dispositivos de hoy en día usan una corriente bifásica simétrica evitando así las quemaduras químicas que los dispositivos en el pasado causaron.

Las fotografías que muestran la posición de los electrodos positivos y negativos ya no son relevantes.

La corriente bifásica simétrica funciona aplicando un pulso negativo alterno en un electrodo y un pulso positivo en el otro e invierte constantemente el polo, compensando el efecto de polo y evitando quemaduras.

Riesgos y contraindicaciones

Como con cualquier modalidad de rehabilitación, la estimulación eléctrica tiene una lista de contraindicaciones.

La electroterapia como se describe aquí se debe usar sujeto a estos riesgos:

  • No debe usarse para tratar el dolor local sintomático a menos que la causa del dolor haya sido diagnosticada claramente.
  • La electroterapia no debe usarse en áreas del cuerpo donde existen lesiones cancerosas.
  • El tratamiento no debe aplicarse en áreas de la piel que estén hinchadas, infectadas o inflamadas (por ejemplo, venas varicosas)
  • Los pacientes con sospecha de tener enfermedades infecciosas graves no deben ser tratados.
  • La corriente de electroterapia no debe aplicarse a la parte anterior del cuello (seno carotídeo) ni a través de la cabeza.
  • Las mujeres que están embarazadas deben evitar el tratamiento con electroterapia.
  • Los pacientes con marcapasos de demanda cardíaca no deben ser tratados con estimuladores musculares potenciados.
  • No usar en pacientes que sufren de epilepsia, convulsiones, hipersensibilidad o tumores.
  • No aplicar sobre metal superficial (por ejemplo, grapas, alfileres, fijadores externos).

Para obtener precauciones específicas e información detallada sobre el uso adecuado de la electroterapia, se recomienda consultar el manual del usuario del dispositivo.

Tiempo de una sesión

Recomendamos entrenar por alrededor de una hora por día.

Elabore un régimen de seis sesiones a la semana en partes iguales entre la parte superior e inferior del cuerpo.

Por ejemplo, el cuerpo superior del lunes, el miércoles y el viernes y el cuerpo inferior del cuerpo el martes, el jueves y el sábado trabajo corporal general.

Deberíamos consultar a un especialista para que nos guíe sobre cómo mejorar el rendimiento si tenemos que entrenar para un deporte específico.

Podemos aumentar el tiempo y la regularidad del entrenamiento, sin sobrecargarnos, si un especialista en electroestimulación lo recomienda.