10 mejores alimentos probióticos

Los alimentos probióticos son bacterias “buenas” o “amigables” que aumentan la salud intestinal y general. Estas bacterias son necesarias para mantener el sistema digestivo saludable y eficiente.

Comer alimentos probióticos ayuda a restablecer el equilibrio natural de las bacterias intestinales y a tratar problemas digestivos que van desde el estreñimiento hasta la diarrea.

También pueden ayudar a reducir la hinchazón abdominal y las flatulencias causadas por el síndrome del intestino irritable y los síntomas asociados con la intolerancia a la lactosa.

Beneficios

Los alimentos probióticos son útiles cuando se está tomando antibióticos, ya que estos últimos tienden a matar a las bacterias buenas y malas indiscriminadamente, reduciendo así la cantidad de bacterias buenas en el intestino.

Los probióticos también son beneficiosos para el sistema inmune, ya que ayudan a mantener su actividad y también ayudan a prevenir las alergias y el eccema.

Estudios sugieren que las intervenciones dietéticas probióticas pueden ayudar a alterar el estado de ánimo, la ansiedad, el estrés y la sensibilidad al dolor.

Un estudio de 2014 publicado en el British Journal of Nutrition encontró que los probióticos también pueden ayudarlo a perder peso.

Top 10 de alimentos probióticos

1. Yogur

El yogur es uno de los mejores alimentos probióticos. Ayuda a la digestión y promueve un ambiente saludable de microorganismos en el tracto digestivo.

Puedes comer algunas tazas de yogur diariamente. Al elegir el yogur probiótico, asegúrese de leer cuidadosamente las etiquetas de los ingredientes para evitar los productos cargados con jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y edulcorantes y sabores artificiales.

2. Kefir

El kéfir es otro producto lácteo fermentado que contiene una variedad de bacterias probióticas, particularmente lactobacilos y bifidus.

Al igual que el yogur, tiene un sabor agrio y ligeramente ácido, pero tiene una consistencia más delgada.

Es otro de los alimentos probióticos rico en nutrientes y antioxidantes. De hecho, tiene más vitaminas B, calcio, proteínas y probióticos que el yogur.

Además, contiene levadura beneficiosa que combate las infecciones por cándida.

Puede disfrutar el kéfir tal como está (preferiblemente con el estómago vacío), o agregarlo a su batido o cereal en lugar de leche.

Nota: Algunas personas pueden experimentar cólicos intestinales temporales y estreñimiento cuando comienzan a usar kéfir. Puedes comenzar con 1/8 de taza y subir gradualmente. La gente generalmente bebe 1 o 2 tazas de kéfir por día. Por lo general, se sugiere tomar un descanso un día cada semana.

3. Suero de leche

El suero de leche es un superalimento increíble. Es un residuo líquido delgado de la crema agitada al hacer mantequilla.

Tanto el suero de leche tradicional como el cultivado son ricos en muchas bacterias intestinales beneficiosas que ayudan a la digestión.

Esta sabrosa bebida agria también contiene vitaminas A, D y B12, calcio, selenio y proteína.

Puede dar sabor a su suero de leche con comino asado, sal negra y otras especias y disfrutar bebiéndolo. También puede agregarlo a los aderezos para ensaladas.

La gente lo agrega a los productos horneados también, pero esto tiende a destruir los probióticos en él.

4. Chocolate oscuro

El chocolate en sí no contiene probióticos, pero se descubrió que era un portador muy eficaz para los probióticos.

El chocolate los ayuda a sobrevivir a los pH extremos del tracto digestivo para llegar al colon.

Debido a esta capacidad protectora, los probióticos se pueden agregar al chocolate negro de alta calidad. Este es solo uno de los muchos beneficios para la salud del chocolate.

5. Microalgas

Las microalgas son uno de los superalimentos del océano con propiedades inmunoestimulantes, anticancerígenas, antiinflamatorias y desintoxicantes.

Ayudan a aliviar la fatiga, aumentar la energía y manejar problemas como la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y las enfermedades cardiovasculares. Incluyen plantas oceánicas como la espirulina, la chorella y las algas verde azuladas que sostienen tu microflora interna.

La espirulina es la microalga más común que se encuentra en la mayoría de las tiendas naturistas y en algunos supermercados en forma de polvo verde. Úselo como una adición pequeña y saludable a su dieta agregándola a sus jugos y recetas de batidos.

Si bien no es un probiótico en sí, las microalgas pueden actuar como prebióticos, lo que significa que alimenta y nutre los probióticos que ya están en su intestino.

Se ha demostrado que estos alimentos prebióticos aumentan las bacterias beneficiosas y mejoran la salud gastrointestinal.

También ofrecen la mayor cantidad de rendimiento energético, por onza, para el sistema humano.

6. Sopa de miso

El miso es uno de los pilares de la medicina tradicional japonesa y se usa comúnmente en la cocina macrobiótica como un regulador digestivo.

Hecho de centeno fermentado, frijoles, arroz o cebada, agregar una cucharada de miso a un poco de agua caliente es una sopa excelente, rápida y rica en probióticos, llena de bacterias lactobacilos y bifidus.

Más allá de sus importantes culturas vivas, el miso es de los alimentos probióticos extremadamente denso en nutrientes y se cree que ayuda a neutralizar los efectos de la contaminación ambiental, alcaliniza el cuerpo y detiene los efectos de los carcinógenos en el sistema.

7. Pepinillos

Créalo o no, el pepinillo provincial tiene una gran cantidad de probióticos de primera calidad.

En los EE. UU., el término “pepinillo” generalmente se refiere específicamente a los pepinos encurtidos, pero la mayoría de los vegetales se pueden conservar en escabeche.

Todos ellos cuentan con la misma bondad salobre y potencial probiótico.

8. Tempeh

Un gran sustituto de la carne o el tofu, el tempeh es un grano fermentado y rico en probióticos hecho de soja.

Una gran fuente de vitamina B12, este alimento vegetariano puede ser salteado, horneado o comido desmenuzado en ensaladas.

Si se prepara correctamente, el tempeh también es muy bajo en sal, lo que lo convierte en una opción ideal para aquellos con una dieta baja en sodio.


9. Kimchi

El kimchi es una col fermentada extremadamente picante y agridulce, típicanebte servida junto con las comidas en Corea.

Además de las bacterias beneficiosas, el kimchi también es una gran fuente de vitamina C, vitaminas B, betacaroteno, calcio, hierro, potasio y fibra dietética.

l kimchi es uno de los mejores alimentos probióticos que puedes agregar a tu dieta, suponiendo que puedas manejar la especia, por supuesto.

10. Té de Kombucha

Kombucha es una forma de té fermentado que contiene una gran cantidad de bacterias intestinales saludables.

Esta bebida probiótica se ha usado durante siglos y se cree que ayuda a aumentar tu energía, mejorar tu bienestar e incluso ayudarte a perder peso.

Sin embargo, el té de kombucha puede no ser el mejor para todos, especialmente aquellos que han tenido problemas con candida.